Las reglas del juego 21.

Tenía que pensar en algo y rápido. Veinte minutos no me dejaban mucho margen y dudaba que los hombres que mi padre había enviado llegaran a tiempo. Que Lía estuviera allí limitaba mi capacidad de actuación, tendría que atacar y defendernos, pero la reacción de una niña de cinco años era impredecible, sobre todo en una situación tan crítica y peligrosa como aquella.

Me quité el colgante y se lo puse a Lía, que seguía dormida sobre la cama. Quería asegurarme de que, si a mí me pasaba algo, pudieran encontrarla a ella. Se despertó y me miró asustada, la abracé con fuerza y le dije:

—Escúchame con atención Lía, necesito que te escondas bajo la cama, quiero que cierres los ojos y te tapes los oídos, ¿de acuerdo? —La niña, a pesar de que no entendía mis razones para pedirle algo así, asintió—. Pase lo que pase y escuches lo que escuches, no debes moverte de debajo de la cama, ¿vale? —Lía asintió de nuevo y añadí—: Prométemelo, cielo.

—Te lo prometo.

Respiré profundamente y, tras esperar que Lía se metiera bajo la cama y mirarla por última vez, abrí la puerta de la habitación y salí de allí. En cuanto puse un pie en el salón de aquella cabaña de cazadores, uno de los rebeldes me apuntó a la cabeza con su pistola.

—Necesito ir al baño —bufé.

—Tienes tres minutos, si para entonces no has salido, entraré a buscarte —me advirtió.

Pasé por su lado y me encerré en el cuarto de baño. Con mucho sigilo, rebusqué entre los cajones del armario hasta que encontré una antigua navaja de afeitar con empuñadura. No era una pistola, pero tendría que conformarme con eso. Además, tenía que ocuparme de los dos rebeldes que había en la cabaña tratando de hacer el menor ruido posible para que los otros tres rebeldes que estaban fuera no sospecharan nada. Un solo disparo echaría por tierra mi plan y la posibilidad de escapar de allí.

Salí del cuarto de baño, comprobé que uno de los rebeldes se había quedado en la puerta para vigilarme, pero el otro estaba distraído hablando por teléfono y mirando por la ventana, de espaldas a donde yo me encontraba. Con disimulo, miré de arriba abajo al rebelde que tenía al lado y me percaté que llevaba un cuchillo en la cintura. Solo tenía una oportunidad y pocas posibilidades de que saliera bien, pero confié en mi preparación. Era la primera vez que me alegraba de ser la hija de un General del ejército.

Pasé por el lado del rebelde y, con un movimiento suave y sigiloso, me coloqué detrás de él, le tapé la boca con la mano para que no gritara y le rajé el cuello con la navaja de afeitar. Sostuve su cuerpo y lo dejé lentamente en el suelo, detrás del sofá, tratando de no hacer ruido. Cogí el cuchillo y el arma que el rebelde llevaba en la cintura y lo escondí bajo mi camisa. Miré al otro rebelde, seguía hablando por teléfono, pero ya se estaba despidiendo de su interlocutor. Colgó la llamada y, mientras se daba media vuelta me acerqué a él. Echó un rápido vistazo a su alrededor y, en cuanto se percató de la ausencia de su compañero, se llevó la mano a la cintura para coger su pistola. No podía permitir que disparara, un disparo alertaría a los tres hombres que había fuera, así que lancé el cuchillo contra él y se lo clavé en el cuello.

Necesité un par de minutos para recomponerme, yo no era un soldado del ejército, no estaba acostumbrada a matar. Con las piernas todavía temblando, arrastré el cuerpo sin vida del segundo rebelde junto al otro, detrás del sofá. Cogí su pistola y la empuñé, tenía que ocuparme de tres rebeldes y no iba a ser fácil.

La puerta de la habitación donde Lía se escondía seguía cerrada y no se escuchaba ningún ruido procedente de allí, era una buena señal, Lía cumplía su promesa y seguía escondida bajo la cama.

Miré por una de las ventanas delanteras de la cabaña y vi a dos rebeldes, me asomé por una de las ventanas traseras y vi al otro que faltaba. Respiré profundamente y pensé un plan. La mejor opción era deshacerme del tipo que estaba solo en la parte trasera y después ocuparme de los otros dos que estaban en la parte delantera. Me arrepentí de haberme negado a ir a los entrenamientos de verano de la base, mi padre había insistido en que necesitaba estar preparada para situaciones como aquella y yo me había excusado alegando que tenía demasiado trabajo para eso. Debí haberle hecho caso, todo hubiera sido más fácil.

—Todo va a salir bien —repetí una y otra vez entre murmullos.

Miré por la ventana trasera de nuevo, conté mentalmente hasta tres y salté al exterior, justo encima del rebelde que custodiaba la parte trasera de la cabaña. Le tapé la boca para que no gritara y le estrangulé hasta que dejó de respirar, pero el tipo se resistió y me golpeó con fuerza en las costillas. Necesité un par de minutos para recuperarme, me había dado un buen golpe y estaba segura de que me había roto alguna costilla, pero todavía tenía que ocuparme de dos rebeldes más y Lía seguía en la cabaña, ella era mi prioridad. Cogí el arma del cuerpo sin vida de aquel rebelde y la empuñé tras comprobar que las otras dos armas seguían en mi cintura.

—Eh, ¿dónde estás? Ya han pasado los veinte minutos y no tenemos noticias, tenemos que deshacernos de esas dos —escuché a uno de los rebeldes que se acercaba—. Tío, ¿se puede saber dónde estás?

Me pequé a la pared de la cabaña y esperé a que tomara la esquina antes de abalanzarme sobre él y derribarlo. El tipo era mucho más grande y fuerte que los otros, mucho más fuerte y grande que yo. Sabía que si le disparaba alertaría al otro rebelde y las cosas se complicarían, pero no tenía elección. Disparé antes de que él lo hiciera y, dos segundos más tarde, el otro rebelde apareció frente a mí apuntándome con su pistola. Ni siquiera tuve un instante para pensar, disparé al mismo tiempo que él disparaba su pistola. Una quemazón se extendió por mi brazo y el dolor me hizo gritar, pero traté de ahogar mi grito desgarrador para no asustar a Lía. Miré al tercer rebelde tendido en el suelo, él no había tenido tanta suerte como yo, la bala le había dado entre ceja y ceja. Suspiré aliviada, por fin éramos libres y podría salir de allí con Lía. Le quité la pistola y la guardé en mi cintura antes de entrar en la cabaña para buscar a Lía.

—Cielo, ya puedes salir —le susurré con voz dulce mientras asomaba la cabeza por debajo de la cama para comprobar que se encontraba bien.

— ¿Se han ido los hombres malos? —Me preguntó con un hilo de voz y los ojos vidriosos.

—Sí, ya se han ido —le confirmé—, pero debemos marcharnos antes de que decidan regresar.

La niña asintió con firmeza y salió de debajo de la cama con una entereza y una valentía asombrosa. Sonreí al pensar lo mucho que esa niña se parecía a mí cuando era pequeña, pero la sonrisa se borró de mis labios al recordar que era la hija que mi desconocido había tenido con otra mujer.

—Tienes mucha sangre —dijo señalando mi brazo.

—No es nada —le resté importancia, me preocupaba más el dolor que sentía en las costillas.

—Tenemos que curártelo, mi papá dice que si se infecta es peor.

Su dulce vocecita podía confundir a cualquiera, pero aquello no era un simple comentario, era una orden. Aquella niña era igual de mandona que su padre. No tenía ni ganas ni fuerzas de discutir. Además, ella tenía razón. Abrí el armario del botiquín, saqué un par de gasas, una venda, un rollo de esparadrapo y el betadine. Me curé la herida del brazo, por suerte la bala solo lo había rozado y no atravesado como me había temido, vendé la herida y salimos rápidamente de la cabaña. El simple hecho de pensar que más rebeldes pudieran venir en busca de sus compañeros me ponía la carne de gallina.

Ayudé a Lía a subir a uno de los coches de los rebeldes cuando me acordé de algo. Tenía que avisar a mi padre, decirle que estábamos bien y que íbamos de camino a la base.

—Cielo, no te muevas de aquí —le pedí a Lía—. Voy a la cabaña a buscar un teléfono para llamar a papá y decirle que estamos bien, ¿de acuerdo? —La niña asintió, pese a que el miedo era visible en sus ojos—. Tardo cinco segundos, te lo prometo.

Intenté ir corriendo, pero el dolor en las costillas era tan fuerte que apenas podía respirar. Me temí que una de mis costillas se hubiera astillado dañando el pulmón, así que palpé la zona cautelosamente. Una de las costillas estaba rota, pero no parecía que el daño fuera más grave que ese. Me apresuré en quitarle el teléfono móvil a uno de los rebeldes que había escondido detrás del sofá y regresé junto a Lía de inmediato.

—Ya estoy aquí, cielo —anuncié sentándome tras el volante—. Abróchate el cinturón, nos vamos a casa.

Arranqué el motor del coche y me dirigí hacia el único camino de tierra que había, el camino que nos sacaría de allí. Estaba oscureciendo y no quedaba mucho tiempo antes de que se hiciera totalmente de noche, teníamos que salir de aquel bosque ya.

Cogí el teléfono y lo desbloqueé deslizando la pantalla, por suerte no había ningún código ni patrón de seguridad que restringiera el acceso. Marqué el número de teléfono de mi padre y pulsé la tecla del altavoz, la carretera era bastante intransitable para permitirme el lujo de distraerme. Al segundo tono, mi padre descolgó la llamada:

—General Keller al habla.

—Papá, soy A…

—Cielo, ¿estás bien? ¿Y Lía? Dime que las dos estáis bien.

—Las dos estamos bien —le confirmé—. Escucha papá, estoy con el manos libres, Lía nos está escuchando, ¿de acuerdo? —Le advertí para que se abstuviera de comentar o decir algo inoportuno y que Lía lo escuchara—. Hemos escapado de la cabaña donde nos tenían retenidas, he cogido prestado uno de los coches de los rebeldes para huir y voy conduciendo por un camino de tierra, pero no tengo ni idea de dónde estoy ni hacia a dónde me dirijo. Lía lleva puesto mi colgante, ¿puedes decirle a alguien que rastree el localizador y nos guie para salir de aquí?

—Ya os tenemos localizadas, el Teniente Wolf, Brian y otros dos agentes se dirigen hacia vosotras, deberías toparte con ellos de frente en unos diez minutos.

— ¿Brian? —Pregunté sorprendida.

—Así es, Brian —me confirmó y añadió bromeando—: Alfred está un poco molesto, su hijo le pone excusas para venir a verle pero, cuando se trata de ti, aparece en un par de horas.

—Papá —reí divertida.

—Cielo, el Capitán Benson está aquí, quiere hablar con su hija.

—Puede hablar, Lía está escuchando —le dije con un hilo de voz.

—Princesa, ¿estás ahí? —Escuchar su vos después de tantos días me hizo derramar un par de lágrimas silenciosas.

— ¡Papá! —Exclamó Lía eufórica—. Alice me está llevando a casa y me ha dicho que ya no está enfadada contigo, ahora todo irá bien, ya no estarás triste.

Escuchar aquellas palabras de la boca de esa niña de cinco años casi me rompe el corazón, su papá estaba triste porque yo me había enfadado.

—No te entiendo, princesa. ¿Por qué se ha enfadado Alice conmigo?

Él todavía no sabía quién era yo. Ni siquiera había averiguado mi nombre. Tenía una foto mía en su habitación, si la hubiera pasado por un programa de reconocimiento facial hubiera descubierto todo sobre mí, pero no lo había hecho. ¿No le importaba lo suficiente?

—Me dijiste que se había enfadado porque no le habías dicho la verdad, pero la abuela me dijo que se había enfadado porque eras tonto —le reprochó Lía y añadió con una malicia excesiva para una niña de su edad—: Alice tendría que seguir enfadada contigo hasta que aprendas la lección.

Tuve que hacer un gran esfuerzo por contener la risa, sobre todo porque el dolor de mis costillas se agudizaba.

—Alice, ¿te importaría aclararme de qué está hablando mi hija? —Su tono de voz grave y dominante me pilló desprevenida, pero era mi desconocido y yo me derretía siempre con sus palabras.

—Tu hija me ha hecho prometerle que te perdonaría, quizás deberías haber escondido mejor mi foto —le repliqué.

El silencio reinó durante unos segundos, aquello era una buena señal, había reconocido mi voz.

—Nena, ¿eres tú? Te juro que todo tiene una explicación, que no te mentí, que…

—No creo que sea el momento —le interrumpí—, pero tranquilo, Lía ya me ha aclarado parte de la historia —. Reconocí los faros del coche oficial de los agentes del ejército y les hice luces para que se detuvieran. Miré el teléfono y añadí antes de colgar—: El equipo de extracción nos ha encontrado, nos vemos en la base dentro de un rato.

Lía me estudió con la mirada durante un par de segundos, después sonrió y me abrazó. La besé en la coronilla y le devolví la sonrisa. Aquella niña me había robado el corazón igual que lo había hecho su padre.

2 pensamientos en “Las reglas del juego 21.

  1. Buenas, es la primera vez que leo tu blog, te animo a que sigas escribiendo, se nota la práctica, a pesar de tener un contenido argumental interesante, la repetición de palabras o la escasa descripción puede ser una desventaja para que el lector se enganche del todo, con esto me refiero a palabras como rebelde o rebeldes, con mayor uso de estructuras descriptivas conseguirías un texto espectacular.

    • Antes de nada, muchas gracias por tu comentario y por animarme a seguir escribiendo. Como bien dices, me hace falta aplicarme más en las descripciones y ampliar vocabulario para no repetir las mismas palabras. Gracias de nuevo por tus apuntes, poco a poco iré mejorando. Saludos! 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.