La Laguna de La Encantada.

La Laguna de la Niña Encantada, en Argentina, es una pequeña Laguna de sólo 80 metros de diámetro cuyas aguas provienen de ríos subterráneos y su belleza natural es complementada con sus aguas cristalinas de tono esmeralda. En el suelo de la laguna existe un campo de rocas volcánicas que, al reflejarse en el agua, producen formaciones peculiares que han originado, a través de los años, innumerables leyendas.

Se dice que hace cientos de años, la zona de la laguna era habitada por un pueblo originario que vivía en paz. Hasta que un día llegaron los Pehuenches, un pueblo conocido por sus invasiones y conquistas. Los caciques de ambas tribus dialogaron y llegaron a un acuerdo: sus hijos se casarían y, así, ambos pueblos quedarían hermanados.

La hija del cacique del pueblo pacífico se llamaba Elcha, que significa “espejo”. Ella no quería casarse con el hijo del cacique de los Pehuenches porque estaba enamorada de un joven de su propia tribu, quien ni siquiera era noble. Sin embargo, su padre no aceptó el amor que su hija sentía por el joven y la pareja decidió hacia el norte, corriendo por la montaña y topándose con la laguna. Ambas tribus les perseguían y les cerraron el paso. Al ver que no tenían escapatoria, se fundieron en un abrazo y se arrojaron al agua, para morir de amor. Cuando sus perseguidores llegaron a la laguna, los caciques de ambas tribus comenzaron a insultar y a maldecir a sus hijos.

Se dice que la bruja del pueblo fue la primera en asomarse a las aguas y se unió a las maldiciones con sus hechizos. Como respuesta, un violento rayo cayó y alcanzó a la hechicera. Así, ella fue petrificada y aprisionada por siempre en ese sitio. Hoy, se la puede ver en la montaña sobre la laguna.

Desde entonces, se dice que, en las noches de luna llena, la bruja convertida en piedra observa hacia la laguna buscando a la joven pareja enamorada. El reflejo de Elcha se puede contemplar, sabiendo que vivirá eternamente con su amor en la laguna.

2 comentarios

  1. El lago es un bonito lugar para reflexionar sobre la leyenda. Un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: