Matt entró en la habitación y sintió una punzada en el pecho al ver a Gisele tan vulnerable en aquella cama. Se acercó a ella despacio y se sentó en el sillón de al lado, sin poder dejar de observarla. Pese a que estaba furioso con ella y consigo mismo, no pudo evitar sentir ternura al mirar a Gisele y, por primera vez, reconoció que estaba enamorado de ella.

Debido a los calmantes que el doctor le había dado, Gisele no recobró el conocimiento hasta un par de horas más tarde. En cuanto ella abrió los ojos, Matt se acercó y le dijo tratando de que su tono de voz sonara apacible:

—No te preocupes, estás en la Agencia. El doctor ha tenido que darte un par de puntos en la frente y tienes algunas contusiones, pero dice que te pondrás bien guardando reposo durante unos días.

Pese al esfuerzo de Matt por simular que todo iba bien, Gisele se dio cuenta de que Matt utilizaba un tono distante con ella y adivinó lo que ocurría:

—Estás enfadado.

— ¿Por qué debería de estarlo? —Le replicó él con ironía—. Sabías que te estaban siguiendo y me lo ocultaste, no confiaste en mí pero sí en Ben.

—Matt…

—Te recuerdo que has firmado un contrato en el que se especifica que yo personalmente me ocuparé de tu seguridad —le reprochó Matt sin poder controlarse—. ¿Te das cuenta de lo que eso significa?

—Significa que existe un incumplimiento de contrato y puedes rescindirlo sin pagarme un céntimo, además de recibir una generosa indemnización por ello.

— ¿Te parece divertido? —Le espetó Matt.

—Han intentado matarme, ¿de verdad crees que me parece divertido?

Gisele desafió a Matt con la mirada y él sintió el dolor y la decepción en sus ojos. Gisele se incorporó en la cama para ponerse en pie pero Matt se lo impidió:

—No puedes levantarte, Gisele. Estás herida.

— ¿Ahora vas a preocuparte por mi estado?

Aquellas palabras fueron como cuchillos para Matt, más de lo que podía soportar. Dio media vuelta y, antes de salir de la habitación, le dijo casi en un susurro:

—Voy a buscar al doctor para decirle que ya te has despertado.

Gisele entendía que a Matt le molestase que le hubiera ocultado algo como aquello, pero no podía comprender que ni siquiera le hubiera preguntado cómo se encontraba. En ese momento lo que Gisele necesitaba era que Matt la abrazase, la mimase y le asegurara que aquello no volvería a pasar, pero solo se encontró con su rechazo y su enfado por haber incumplido el contrato.

Dos minutos después, Matt regresó a la habitación acompañado por el doctor y Gisele se apresuró en limpiarse las lágrimas para disimular su dolor emocional, pero Matt la conocía demasiado bien como para poder ocultárselo.

— ¿Cómo te encuentras, Gis? —Le preguntó el doctor mientras comprobaba sus constantes vitales.

—He tenido días mejores —musitó ella.

—Hemos tenido que darte unos puntos en la frente y tienes varias contusiones en el cuerpo debido a los golpes, pero estarás como nueva guardando reposo durante unos días —le aseguró el doctor. Gisele se esforzó en devolverle la sonrisa al doctor, pero tan solo le salió una extraña mueca—. Volveré en un par de horas para ver cómo sigues. Hasta entonces, tendrás que quedarte aquí.

Gisele asintió, importaba poco lo que ella pudiera decir al respecto porque sabía que nadie la dejaría salir de allí hasta que el doctor así lo indicara. El doctor se excusó para seguir con su trabajo y Jason aprovechó la ocasión para entrar en la habitación.

— ¿Qué tal estás, Gis? —Le preguntó preocupado.

—Estoy bien —respondió ella con un hilo de voz, aguantando las lágrimas.

Jason fulminó con la mirada a Matt, no podía creerse que estuviera siendo tan fría y distante con Gisele por una estupidez y en un momento como aquel.

—Ya que estás aquí, quédate haciéndole compañía a Gisele mientras yo me ocupo de algunos asuntos —bufó Matt antes de marcharse.

Con Matt fuera de la habitación, la tensión desapareció y Gisele quiso saber qué estaba ocurriendo:

— ¿Habéis localizado los todoterreno?

—Todavía no, pero Ben les está siguiendo la pista. ¿Hay algo que vieras que pueda servirnos de algo?

—Pude reconocer a uno de los ocupantes de los asientos traseros de uno de los todoterrenos que me embistió.

— ¿A quién viste?

—A Pamela —le respondió Gisele aliviada de haberlo soltado por fin.

— ¿Se lo has dicho a Matt? —Gisele negó con la cabeza y Jason, exasperado, le espetó—: ¿Por qué no se lo has dicho?

—Tenía miedo de su reacción, no sé si te has dado cuenta, pero está furioso conmigo.

—Está furioso con todo el mundo aunque solo tú y Ben tengáis la culpa —le reprochó Jason y añadió para rebajar la tensión—: ¿Cómo se os ocurre ocultarle algo así sabiendo que es un obseso de la seguridad? Además, has firmado un contrato en el que delegas la responsabilidad de tu seguridad a Matt.

—Matt ya se ha encargado de decirme que he incumplido el contrato, no necesito que tú también me lo repitas.

— ¿Eso te ha dicho? —Preguntó Jason sorprendido. Gisele asintió y Jason, consciente de cómo se sentía ella, le confesó—: Matt no habla conmigo del contrato, es como si fuera un tema tabú, como si no existiera.

—Conmigo tampoco habla de ello pero, si te soy sincera, lo prefiero así.

—Tienes que decirle a Matt lo que sabes, Gis.

— ¿No puedes decírselo tú?

—Gis, tienes que hablar con él —sentenció Jason sin opción a réplica.

Gisele resopló, no le apetecía enfrentarse de nuevo a Matt, no soportaba sentirle tan frío y distante con ella. Pero Jason tenía razón, tarde o temprano tendría que hablar con él y cuanto antes lo hiciera, antes terminaría con aquella agonía emocional.

Justo en ese momento, Matt entró en la habitación. Cruzó su mirada con la de Gisele durante una milésima de segundo y acto seguido le dijo a Jason:

—Ve a buscar a Sarah a la capital, te estará esperando en el aeropuerto. No os entretengáis por el camino, os estaremos esperando.

—Gis, ya sabes lo que tienes que hacer —le dijo Jason con tono de advertencia. Se volvió hacia Matt y añadió antes de marcharse—: Cuida de Gis.

Jason salió de la habitación, cerrando la puerta tras de sí y dejando a Matt y Gisele a solas. Ambos se sostuvieron la mirada durante unos segundos hasta que Gisele, con un hilo de voz, le soltó de pronto:

—Pamela iba en uno de los todoterrenos.

— ¿Estás segura?

— ¡Por supuesto que estoy segura!

—Diste varias vueltas de campana, es posible que…

—Por favor, dile a Ben a que venga —bufó Gisele enfurruñada.

— ¿Prefieres hablar con él que conmigo?

—Coloqué un par de vuestras cámaras de espía en mi coche, dile a Ben que venga y podré enseñarte las pruebas que confirman lo que acabo de decirte.

A Gisele no le sentó nada bien que Matt dudara de su palabra, la acusaba de no confiar en él y ahora era Matt quién desconfiaba de ella. A regañadientes, Matt llamó por teléfono a Ben y le pidió que fuera a la habitación de hospitalización con un ordenador portátil. Ben obedeció sin hacer preguntas y, unos minutos después, llamaba a la puerta de la habitación.

—Gis, ¿cómo estás? —Fue lo primero que preguntó Ben. Se acercó a ella y, dedicándole una tierna sonrisa, añadió—: Nos has dado un buen susto.

—Estoy bien, cómo tú has dicho, solo ha sido un susto.

—Gisele dice que colocó un par de cámaras en su coche, accede a ellas para ver las grabaciones —ordenó Matt interrumpiendo aquella amistosa conversación sin molestarse en ocultar su mal humor.

Gisele desafió a Matt con la mirada mientras Ben se concentraba en localizar la grabación del momento exacto del accidente.

— ¡Aquí está! —Anunció emocionado.

Matt se acercó para ver bien la pantalla del ordenador portátil y Ben reprodujo el vídeo. Gisele prefirió no verlo, ya había tenido bastante con haberlo vivido en primera persona. En el video se podía ver a los dos todoterrenos siguiendo el coche de Gisele y embistiéndolo hasta provocar que saliera de la carretera y diera varias vueltas de campana. A Matt se le pusieron los pelos de punta al darse cuenta que Gisele podría haber muerto en aquel accidente.

—Si me decís qué estoy buscando, quizás tarde menos en encontrarlo —les dijo Ben.

—Vi a Pamela en uno de los todoterrenos —le respondió Gisele—. Pasa el vídeo a cámara lenta mientras el coche está dando vueltas de campana, uno de los todoterrenos pasó justo por delante y fue cuando la vi. La cámara tenía el mismo ángulo de visión que yo.

Ben miró a Gisele durante una milésima de segundo, sorprendido por aquella nueva información, pero se abstuvo de hacer comentarios. Siguió las indicaciones de Gisele, buscó el momento exacto en el que el todoterreno pasaba por delante del vehículo de Gisele y capturó la imagen precisa, la amplió y confirmaron lo dicho por Gisele.

—Habla con el jefe de policía, tramita la denuncia y dile que nosotros nos encargamos de la investigación —le ordenó Matt—. Una cosa más, Ben. Ya que has estado involucrado en la investigación desde el principio, quiero que te encargues tú de supervisarla.

— ¿No vas a encargarte tú? —Le preguntó Ben descolocado.

—No, pero quiero estar informado de cualquier avance, por mínimo que sea.

Ben se despidió del matrimonio y se machó para continuar con su trabajo. Una vez que se quedaron a solas, Matt se sentó a los pies de la cama de Gisele y, guardando las distancias, la observó sin decir nada hasta que el doctor regresó para examinar a Gisele.

—Todo parece estar bien, la analítica de sangre ha revelado que tienes un poco de anemia de hierro, pero puedes equilibrarlo tomando un complemento vitamínico durante seis semanas y después repetiremos la analítica —comenzó a decir el doctor—. No obstante, debido al golpe en la cabeza, es imprescindible que alguien esté contigo durante las siguientes cuarenta y ocho horas por si sufres algún mareo o si tiene alguna hemorragia por la nariz o los oídos —. La cara de Matt se contrajo de preocupación y el doctor añadió para tranquilizarlo—: Solo es el procedimiento habitual, no hay por qué alarmarse. Ahora solo necesita que guardar reposo durante unos días y evitar situaciones de estrés, lo mejor que puedes hacer por ella es mimarla y hacerle compañía.

Sin saberlo, el doctor había metido el dedo en la llaga y Matt se sintió aún más culpable, pese a que seguía molesto con Gisele.

—Entonces, ¿puedo irme ya a casa?   

—Gracias, doctor —le despidió Matt para quedarse a solas con Gisele. Esperó a que el doctor saliera de la habitación y, suavizando el tono de voz, la miró a los ojos y anunció—: Nos vamos a casa, ya has oído al doctor, necesitas guardar reposo.

Gisele no se lo discutió, le dolían todos y cada uno de los músculos de su cuerpo, Matt seguía enfadado con ella y lo único que le apetecía en ese momento era meterse en la cama y taparse con la manta hasta la cabeza.