Hasta que el contrato nos separe 41.

Después de entregarse a la pasión y el deseo, Matt y Gisele se instalaron en la que sería su casa durante las siguientes dos semanas. Gisele estaba ansiosa por conocer todas las islas, pero Matt la convenció argumentando que tenían muchos días por delante y debían descansar para reponer energía y combatir el jet-lag. A regañadientes, Gisele optó por no contrariar a Matt, no quería iniciar una guerra por una tontería y tenía que reconocer que estaba agotada de tanto viaje.

Pasaron la tarde en la piscina, refrescándose y relajándose bajo el sol, acariciándose y besándose como los dos recién casados que eran. Matt tan solo deseaba disfrutar con Gisele de aquellas dos semanas de luna de miel sin que nadie les interrumpiese. Había dado órdenes estrictas para que nadie les molestase a menos que hubiera una emergencia, quería dedicar todo su tiempo a Gisele. A esas alturas, Matt ya no se molestaba en intentar engañarse, sabía que lo que sentía por Gisele era especial y estaba decidido a cuidarla para conservarla. Pero con el contrato de por medio, todo resultaba más complicado de lo que parecía. Aquel tema seguía siendo un tabú entre ellos y Matt temía que, llegado el momento, Gisele se marchara de su lado. Llevaban casi nueve meses juntos y Matt ya no podía imaginar su vida sin Gisele.

—No te he visto mirar el teléfono móvil desde que hemos llegado —comentó Gisele sin rastro de reproche en su voz—, ¿va todo bien?

—Estamos de luna de miel, solo estoy disponible para ti.

— ¿Solo para mí?

—Solo para ti, Gisele —le confirmó Matt estrechándola entre sus brazos—. ¿Te apetece salir a dar un paseo por la playa y buscar un restaurante donde cenar o prefieres que nos quedemos aquí y pidamos algo de comida a domicilio?

—Me gustaría salir a pasear, estoy cansada de estar sentada y tumbada.

Una hora más tarde, ambos paseaban por las calles de Kailua, entreteniéndose observando las tiendas y los diversos restaurantes de la zona donde sentarse a cenar.

—Gisele, si no decides dónde cenar, lo haré yo —le advirtió Matt.

—Te vuelves un poco gruñón cuando tienes hambre —le dijo ella divertida y, señalando uno de los restaurantes, añadió—: Quiero cenar allí.

Matt quiso complacerla en todo, pese a que Gisele no demandaba ningún capricho lujoso, ella era una mujer sencilla que disfrutaba de las pequeñas cosas de la vida.

—Estás tan relajado y complaciente que estás empezando a preocuparme —le confesó Gisele mientras cenaban, ya que él no dejaba de mirarla y sonreír—. ¿Vas a contarme qué te ocurre?

—Estoy disfrutando de unas vacaciones en Hawái con mi esposa, lo único que me ocurre es que estoy feliz.

Las palabras de Matt hicieron que Gisele sonriera, le encantaba que se mostrara tan cariñoso con ella.

Durante los siguientes días, la pareja se dedicó a explorar las islas hawaianas. Primero alquilaron un coche para explorar la isla grande, la isla donde se hospedaban. Contrataron un vuelo turístico en helicóptero para observar las islas desde el aire y, por último, alquilaron un yate con tripulación y navegaron recorriendo toda la costa de las islas.

Las dos semanas de vacaciones se les pasaron volando, ninguno de los dos quería regresar a la rutina, ambos deseaban quedarse allí, lejos de las responsabilidades y las preocupaciones del día a día. La última noche en Hawái, Matt estaba tumbado en la cama con Gisele dormida entre sus brazos y, sorprendiéndose a sí mismo, se escuchó susurrarle a Gisele:  

—Te quiero, Gisele.

El viaje en avión de regreso a casa era largo, pero a ambos estaban tan a gusto abrazados el uno al otro que, en su burbuja de amor, perdieron la noción del tiempo.

Después de aquella luna de miel aplazada, ambos tenían muy claro qué era lo que sentían el uno por el otro. A simple vista, todo parecía como siempre entre ellos, pero algo había cambiado. Los dos se dejaban llevar por la buena sintonía y el cariño que se sentían, habían dejado de fingir que eran un matrimonio para comenzar a serlo. Gisele comenzó las clases del último semestre de carrera y lo compaginó con las prácticas en la Agencia de Matt, a la que acudía todas las tardes de lunes a viernes. Matt seguía insistiendo en llevarla a la universidad todas las mañanas y recogerla a mediodía para llevarla a la agencia, donde pasaban la tarde trabajando para después regresar juntos a casa a la hora de cenar.

Ben era el encargado de enseñarle a Gisele el funcionamiento de la Agencia, Matt sabía que ambos se llevaban bien y, pese a que sentía cierta envidia por la complicidad que existía entre ellos, ordenó a Ben ser el supervisor de Gisele durante las prácticas.

Pasados un par de meses, una tarde Matt entró en la sala de operaciones donde Gisele se encontraba con Ben y otros agentes, y le preguntó con tono de voz serio:

—Cariño, ¿podemos hablar un momento?

Gisele asintió y salió de la sala de operaciones seguida de Matt, que la guió hasta su despacho y allí, tras cerrar la puerta, Gisele le preguntó:

— ¿Va todo bien?

—No —le respondió Matt preocupado—. Ha surgido un pequeño problema en una misión que estamos llevando a cabo y voy a tener que personarme allí.

— ¿Cuánto tiempo estarás allí?

—El menor tiempo posible, lo último que quiero es alejarme de ti —le susurró Matt estrechándola con fuerza entre sus brazos—. Hablaré con Ben para que sea tu chófer y vaya contigo a todas partes mientras yo esté fuera, no quiero que corras el más mínimo riesgo.

—No, no quiero tener pegado a Ben todo el día —protestó Gisele—. Puedo conducir hasta la universidad, ir a la Agencia y regresar a casa yo sola, te prometo que llamaré a Ben cada vez que salga para que sepa dónde estoy en todo momento.

—Está bien, no pienso discutir contigo antes de marcharme —cedió Matt sin dejar de abrazarla—. Te llamaré todas las noches mientras esté fuera y estaré deseando regresar contigo cada minuto.

—Mm… No quiero que te vayas…

Matt resopló, él tampoco quería marcharse y dejar sola a Gisele, pero tampoco tenía alternativa.

—Cariño, te aseguro que yo tampoco quiero irme —le susurró Matt besándola dulcemente en los labios.

Esa misma tarde, Matt partió en el avión de la Agencia junto a Jason y Tyler. Ben, consciente de la preocupación de Gisele, se acercó a ella y le dijo para tratar de calmarla:

—No te preocupes, si alguien sabe lo que se hace es Matt. Ya verás cómo volverá antes de que te des cuenta.

— ¿De qué va la misión? ¿Qué es lo que ha ocurrido? —Le preguntó Gisele a Ben cuando la llevaba de regreso a casa.

—Es confidencial, no puedo hablar de ello. Pero no te preocupes, Matt, Jason y Tyler saben cuidarse muy bien.

—Lo sé, pero eso no evita que me preocupe.

Ben la acompañó hasta la misma puerta de casa y, al despedirse, le recordó:

—Llámame mañana por la mañana cuando vayas a salir de casa y de nuevo cuando llegues a la universidad —Gisele le miró alzando una ceja y Ben añadió—: Lo siento, pero son órdenes directas del jefe.

—Genial —musitó Gisele.

—Él siempre cuida de ti y, ahora que él no está, me ha pedido que me ocupe yo de ello.

—Matt es muy protector —constató Gisele.

—Y también un obseso del control, pero si a todo le sumas lo enamorado que está de ti, imagina lo que pasa por su cabeza solo de pensar que te pueda ocurrir algo.

—Imagino que habrá sido así siempre con sus otras parejas —murmuró Gisele, que estaba de bajón por el repentino viaje de Matt.

—Nunca he visto a Matt enamorado, hasta que te conoció. A todos nos llamó la atención sus repentinas ausencias y su interés por protegerte con lo de tu ex, jamás le habíamos visto así y todavía nos sigue sorprendiendo —apuntó Ben divertido—. Será mejor que entres en casa y acuérdate de llamarme mañana si no quieres que tu marido me despida.

—No te preocupes, te llamaré —le aseguró Gisele—. Buenas noches, Ben.

Durante los días siguientes, Gisele se distraía con las clases en la universidad, las prácticas en la Agencia y estudiando en casa para combatir la ausencia de Matt. Él la llamaba todas las noches para interesarse por ella y Gisele, que no quería preocuparle, siempre le decía que estaba bien. Sin embargo, la quinta noche que Matt la llamó por teléfono y le hizo la misma pregunta, Gisele le respondió con un hilo de voz:

—Te echo de menos.

Matt suspiró profundamente, escuchar aquellas palabras de la boca de Gisele y con aquel tono de voz tan solo le hacían desearla más. Él también la echaba de menos, deseaba regresar a casa para poder besarla y estrecharla entre sus brazos.

—Yo también te echo de menos, Gisele. Tengo que colgar, pero te prometo que estaré contigo antes de que te des cuenta —se despidió Matt.

A Gisele no le pasó por alto la rápida despedida de Matt, ni tampoco las prisas por colgar, incluso le pareció que pretendía deshacerse de ella y no pudo evitar pensar que sus palabras habían sido las causantes. Pero Matt tenía una muy buena razón para comportarse así: estaba subido en el avión para regresar a casa y no podían despegar mientras él hablara por teléfono. No llegaría a casa hasta pasadas las cuatro de la mañana, por eso prefirió no decirle nada a Gisele para que no le esperara despierta.

Matt llegó a casa bien entrada la madrugada, pero casi un par de horas antes de lo previsto. Entró en el dormitorio principal sin hacer ruido y sonrió al ver a Gisele durmiendo con su pijama. Recordó sus palabras e imaginó que Gisele se había puesto su pijama para combatir su ausencia, igual que él miraba su alianza cada vez que se acordaba de ella. Tratando de no despertarla, se tumbó junto a ella en la cama y la observó dormir.

Gisele se despertó cuando los primeros rayos de sol se filtraron por la ventana del dormitorio, pero no abrió los ojos. Era sábado, Matt no estaba y no tenía nada qué hacer, así que pensaba pasar gran parte de la mañana en la cama. Matt adivinó que Gisele estaba despierta pero que todavía no se había percatado de su presencia, así que se acercó y le susurró al oído:

—Buenos días, dormilona.

— ¡Matt! —Gritó Gisele eufórica al abrir los ojos y comprobar que Matt estaba allí de verdad y no era una imaginación suya. Se colocó a horcajadas sobre él y, mirándole a los ojos con deseo, le preguntó—: ¿Cuándo has llegado?

—Hace cuatro horas —le respondió agarrándola por la cintura.

— ¡¿Cuatro horas?! ¿Por qué no me has despertado?

—Me encanta observarte mientras duermes, me relaja —le confesó Matt con toda naturalidad. Se incorporó con ella a horcajadas, la estrechó entre sus brazos y la besó apasionadamente en los labios antes de preguntarle con picardía—: ¿Por qué llevas puesto mi pijama?

—Te echaba de menos y tu pijama huele a ti —le confesó Gisele—. Pero, como ahora estás aquí, ya no necesito este pijama.

Gisele se deshizo del pijama y se quedó completamente desnuda frente a Matt, que estaba haciendo un gran esfuerzo por contener sus ansias de acariciar cada recoveco de su cuerpo.

— ¿Me has echado mucho de menos? —Le preguntó Matt siguiéndole el juego, depositando un reguero de besos por el cuello y la espalda de ella.

—Muchísimo —jadeó Gisele.

Matt la colocó entre sus piernas, haciendo que Gisele apoyara la espalda sobre su pecho, y comenzó a acariciarla hasta llevarla al borde del orgasmo.

—Matt, te necesito dentro —le rogó.

Y no tuvo que repetírselo dos veces para que Matt la obedeciera. Hicieron el amor lentamente, demorándose en cada caricia, en cada beso y en cada placentero roce de sus cuerpos. Una vez más, aquello no era simplemente sexo; aquello era amor en estado puro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.