Hasta que el contrato nos separe 36.

Los recién casados pudieron relajarse un poco durante la comida, pero aquellos discursos de sus amigos les habían hecho pensar a ambos en el futuro, algo para lo que todavía no estaban preparados para afrontar.

Después de comer, de cortar el pastel y de brindar por enésima vez, llegó el momento del primer baile de los recién casados. Matt se había encargado de escoger la canción del primer baile y había mantenido en secreto su elección a todo el mundo, incluida Gisele. Matt agarró a Gisele de la mano y la llevó al centro del salón principal de la masía cuando empezaron a sonar los primeros acordes de la canción. Colocó los brazos alrededor de su cintura y la estrechó contra su cuerpo al mismo tiempo se balanceaba con un suave vaivén al ritmo de la música.

— ¿Qué canción es esta? —Le preguntó Gisele recostando la cabeza en el hombro de Matt y añadió—: Nunca la había escuchado, pero me encanta.

—La canción se titula I want to know what love is y es de Foreigner —le susurró Matt.

Obviamente, Matt había elegido esa canción por un motivo: el significado de la misma. La letra de aquella canción describía a la perfección lo que él sentía por Gisele pero no se atrevía a confesar en voz alta.

A Gisele no le pasó por alto el significado de la letra de la canción y se devanó los sesos pensando si aquello era una señal que Matt le enviaba o si simplemente era una bonita canción que había escogido al azar. Cerró los ojos y se dejó llevar por el suave balanceo, en paz entre los brazos de Matt. Cuando la canción terminó, Matt la besó en los labios con amor, ternura y pasión, uno de esos besos que sacudían todo su cuerpo.

—Ejem, ejem —fingió toser Jason para llamar la atención de los novios y, cuando lo logró, le preguntó a su amigo Matt sonriendo divertido—: ¿Es que no vas a dejar que tu esposa baile conmigo?

—Solo si ella quiere, no quiero dormir en el sofá la primera noche de matrimonio —le respondió Matt bromeando.

Jason bailó con Gisele y Matt bailó con Sarah. Durante la siguiente hora y media, las parejas de baile fueron rotando hasta que, ansioso por sentir el contacto con Gisele, Matt recuperó a su pareja de baile y, envolviéndola con sus brazos, le confesó en un susurro:

—Quiero que esto se acabe para poder estar a solas contigo, no creo que pueda aguantarlo mucho más.

— ¿Nos podemos ir ya?

— ¿Te quieres ir ya? —Preguntó Matt sorprendido.

—Me muero de ganas por estar contigo a solas —le confesó ella.

Matt no necesitó escuchar nada más. Abrazó a Gisele y, llamando la atención de todos los invitados, se dispuso a excusarse con ellos:

—Queremos daros las gracias a todos por acompañarnos en un día tan especial como el de hoy, nos habéis regalado un maravilloso recuerdo que permanecerá con nosotros para siempre. Os pedimos que sigáis disfrutando de la fiesta y que nos disculpéis, pero debemos descansar un poco antes de poner rumbo a nuestra pequeña luna de miel antes de Navidad, esperamos que lo comprendáis.

—Tranquilos, todos sabemos lo que se hace en la noche de bodas —bromeó Sarah haciendo reír a todos los invitados y ruborizando a Gisele.

—Sarah, ¿te quedarás en la ciudad hasta que regrese? —Quiso saber Gisele.

—No te preocupes, se quedará en mi casa y la trataré como a una princesa —respondió rápidamente Jason.

—Llamadnos mañana cuando lleguéis a vuestro destino —les pidió Leonor sin desvelar el lugar al que Matt llevaba a Gisele.

—Llamaré cuando lleguemos, pero os recuerdo que estamos de luna de miel y no queremos recibir llamadas a menos que se trate de un asunto urgente y/o importante —les advirtió Matt con tono amenazante.

—Déjales Leonor, que van a practicar para darte nietos —se mofó Sarah, bastante achispada.

—Por favor, sácame de aquí —le rogó Gisele a Matt en un susurro.

Matt no esperó a que se lo dijera dos veces, se despidieron de todos y salió de la masía agarrando a Gisele por la cintura y pegándola a su costado. La ayudó a subir a la limusina y, poco después, se dirigían por la autopista hacia un hotel a las afueras de la ciudad donde Matt había reservado una suite para pasar su primera noche con Gisele como marido y mujer.

— ¿A dónde vamos? —Le preguntó ella al percatarse de que iban en dirección opuesta a casa de Matt.

—En seguida lo verás.

Matt no le dijo nada más, la abrazó y la besó en los labios de nuevo, sintiéndose el hombre más afortunado del mundo al tener una esposa como Gisele.

Diez minutos más tarde, el chófer de la limusina aparcó frente a un lujoso y discreto hotel situado a las afueras de la ciudad. Matt ayudó a Gisele a salir del vehículo mientras el chófer sacaba un par de pequeñas maletas del maletero y se las entregaba a uno de los empleados del hotel para que se las llevaran.

—Buenas noches —saludó Matt al recepcionista—. Soy Matt Spencer, tenemos una suite nupcial reservada.

—Buenas noches, señores Spencer y mi más sincera enhorabuena por el enlace —les felicitó el recepcionista dándoles la bienvenida y añadió señalando al empleado que cargaba con sus maletas—: Jerry les acompañará a su habitación.

Cogidos de la mano, Matt y Gisele subieron al ascensor junto al botones hasta la última planta del edificio, donde se encontraba la suite nupcial. Nada más salir del ascensor, el botones se apresuró en abrir la puerta de la suite y dejar las maletas dentro para salir antes de que la pareja entrara. Matt sacó un billete de la cartera y se lo entregó al botones, que desapareció de allí al instante. Gisele fue a entrar a la suite, pero Matt la detuvo y la cogió en brazos para entrar con ella como marcaba la tradición.

—Bienvenida a nuestra primera noche de matrimonio, señora Spencer —le susurró Matt con la voz ronca.

—Mm… Señor Spencer, estoy deseando comenzar a disfrutar de nuestra primera noche.

Matt dejó que los pies de Gisele tocaran el suelo y ambos recorrieron la suite, deteniéndose en el enorme baño.

— ¿Te apetece que nos demos un baño?

—Estaría loca si te dijera que no —le respondió ella sonriendo.

Abrieron el grifo de la bañera y se desnudaron mutuamente, recreándose en tiernos besos y delicadas caricias con las que se excitaban sin pretenderlo. Se metieron en la bañera y Gisele se sentó entre las piernas de Matt, recostando su espalda en el pecho de él.

—Llevo veinticuatro horas deseando que llegara este momento —le confesó Matt en un susurro—. Me olvido del mundo cuando estamos solos tú y yo, me gusta tenerte entre mis brazos, verte sonreír a cada momento y escuchar cómo tratas de convencerme para que te deje dormir un ratito más cada mañana. Me gusta besarte, acariciarte y darte placer hasta hacerte estallar en mil pedazos mientras gritas mi nombre.

Las palabras de Matt fueron acompañadas por una demostración física de las mismas, la besó, la acarició y hundió su mano en la entrepierna de ella en busca del centro de su placer.

—Matt…

—Déjate llevar, cariño —le susurró él estimulándola con más presión y velocidad—. Quiero oírte gemir, quiero que te deshagas entre mis brazos.

Matt no tuvo que insistir mucho más, Gisele se dejó llevar y alcanzó el orgasmo gritando el nombre de Matt, un grito que él ahogó con un apasionado beso. Se quedaron en silencio hasta que Gisele recobró la respiración y se colocó a horcajadas sobre Matt.

—Necesito sentirte dentro —le susurró con un hilo de voz al mismo tiempo que se empalaba lentamente.

Gisele quiso llevar el control de la situación y aceleró el ritmo de las embestidas, pero Matt se lo impidió y la agarró por la cintura para suavizar el ritmo. No quería un polvo rápido, quería hacerle el amor. Gisele se percató de su intención y lo complació, pues ella también anhelaba hacer el amor de aquella manera tan tierna y delicada. Ambos se dejaron llevar y juntos alcanzaron el clímax. Matt la abrazó con fuerza, estrechándola contra su cuerpo, cerró los ojos y le confesó en un susurró:

—Me encantaría quedarme así para siempre.

—Y a mí también —se oyó decir Gisele.

—El agua se está enfriando, deberíamos salir, secarnos y seguir con esto en la cama.

Dicho y hecho. Pocos minutos después, ambos estaban abrazados en la cama, profiriéndose besos y caricias, haciendo el amor apasionadamente y dejándose llevar por el deseo que les hacía arder de pasión.

—Duérmete cariño, mañana nos espera un pequeño viaje para disfrutar de nuestro anticipo de luna de miel y quiero que estés descansada.

—Unos días a solas y sin nada qué hacer, te vas a aburrir conmigo —bromeó Gisele.

—Te aseguro que no me voy a aburrir contigo, preciosa —le susurró Matt estrechándola contra su cuerpo para pegarla aún más a él—. Ahora duérmete, ya tendremos tiempo de continuar por donde lo hemos dejado cuando lleguemos a nuestro destino.

—Un destino que no me vas a revelar —adivinó Gisele.

—Es una sorpresa, mañana lo descubrirás —sentenció Matt. La besó en los labios con dulzura y añadió—: Buenas noches, señora Spencer.

—Buenas noches, amado esposo —le respondió Gisele siguiéndole el juego antes de dormirse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.