Hasta que el contrato nos separe 35.

Tras firmar los documentos que acreditaban el recién matrimonio, Matt y Gisele salieron de la iglesia agarrados de la mano, seguidos por las damas de honor, el padrino y la madrina. Leonor, al igual que Elsa, estaba muy emocionada, no había dejado de llorar de felicidad al ver a su hijo contraer matrimonio con una persona tan buena y sencilla como era Gisele, a quien ya consideraba como a su propia hija. Kelly, Sarah, Jason, Tyler y Ben también estaban eufóricos y encantados con el enlace entre Matt y Gisele.

— ¿Preparada para salir ahí fuera como la señora Spencer? —Le preguntó Matt a Gisele.

Ella asintió con la cabeza, agarrando con fuerza la mano de Matt. Él la besó en los labios y la estrechó brevemente entre sus brazos antes de salir de la iglesia. En cuanto traspasaron el umbral de la puerta, les cayó una lluvia de pétalos acompañada por un ¡viva los novios! de todos los invitados que esperaban a las puertas de la iglesia para felicitar a los novios.

Durante más de veinte minutos, la pareja se sumergió en un sinfín de felicitaciones y abrazos por parte de familiares y amigos, pero Matt no soltó a Gisele en ningún momento. Ella estaba nerviosa, le apretaba la mano con fuerza para que no la soltara y él no pudo ni quiso despegarse de su lado.

Cuando se subieron a la limusina para dirigirse al banquete, Matt envolvió a Gisele entre sus brazos, la besó con ternura en los labios y le preguntó en un susurro:

— ¿Estás bien, Gisele?

—Mejor y más tranquila desde que te he visto —le confesó—. Por cierto, tienes que contarme por qué nadie te llama Mathew.

—No me gusta.

—A mí tampoco me gusta que me llames Gisele, ¿por qué no me llamas Gis? —Le replicó.

—Porque tienes un nombre precioso y me encanta llamarte así —sentenció Matt sin opción a réplica. La besó en los labios y le susurró al oído—: También te llamo preciosa y cariño.

Gisele se dejó abrazar por Matt, con él se sentía cómoda, segura y en paz. Él era su templo, su lugar sagrado, con él podía refugiarse del mundo entero. Y una vez más, supo que se había enamorado perdidamente de Matt pero decidió seguir disfrutando del momento sin preocuparse del futuro. Ya lloraría después, pero ahora quería reír y ser feliz.

—Estás muy callada, espero que no te estés arrepintiendo tan pronto de haberte casado conmigo —bromeó Matt.

—Estoy en paz cuando estoy contigo, me transmites serenidad —confesó Gisele.

—Podemos saltarnos el banquete e irnos a nuestra mini luna de miel un día antes.

—No podemos hacer eso, ¡nos matarían! —Exclamó ella riendo ante la ocurrencia de su marido—. Me temo que un día más de mini luna de miel no nos recompensará una vida de reproches por parte de la familia y amigos.

Gisele se arrepintió de utilizar aquellas palabras en el mismo momento en que salieron de su boca. No pasaría una vida con Matt, tan solo pasaría con él un año.

—El resto de nuestra vida… —repitió Matt pensativo y añadió dejando completamente descolocada a Gisele—: Al sacerdote le ha faltado decir eso de hasta que la muerte nos separe, ¿no crees?

—O, en nuestro caso, hasta que el contrato nos separe —le corrigió Gisele sin darse cuenta y, una vez más, se arrepintió de utilizar esas palabras.

—Falta mucho para eso —le susurró Matt pensando en que, transcurrido ese tiempo, habría logrado enamorarla y que quisiera pasar el resto de su vida con él—. De momento, vamos a disfrutar del día de nuestra boda.

Gisele estuvo completamente de acuerdo con Matt, lo mejor era no pensar en el futuro, vivir el presente y afrontar el problema cuando llegara el momento. En un año podían pasar muchas cosas, podían enamorarse, odiarse o simplemente sentir indiferencia el uno por el otro. Torturarse pensando en lo que podía ocurrir no tenía ningún sentido y tampoco solucionaba nada.

—Ya hemos llegado —anunció Matt cuando la limusina se detuvo.

Gisele miró a través de la ventanilla y sonrió al ver dónde se encontraban. Matt había decidido celebrar el banquete de boda en la masía y ella sabía que era un detalle muy especial, pues la masía era su lugar sagrado.

—Pensé que te gustaría que lo celebráramos aquí.

—Has acertado —le confirmó Gisele emocionada y le plantó un beso en los labios.

Todos los invitados ya habían llegado, la limusina había dado un buen rodeo para que así fuera y pudieran recibir a los novios.

Matt ayudó a Gisele a bajar del vehículo, la miró de arriba abajo con una amplia sonrisa en los labios y le susurró al oído antes de besarla en los labios:

—Siempre estás preciosa, pero hoy estás impresionante.

—Es por el vestido, me siento princesa por un día —bromeó Gisele, notablemente nerviosa.

—Siempre vas a ser mi princesa —susurró Matt con la voz ronca mientras la estrechaba entre sus brazos. La agarró de la mano y, tirando de ella para entrar en la masía, añadió—: Es hora de disfrutar del banquete.

—Estoy deseando disfrutar de la noche de bodas —le susurró Gisele para provocarle.

—Cariño, si vuelves a provocarme te secuestro y te quedas sin banquete de boda —le advirtió Matt siguiéndole el juego.

—Si me secuestras, ¿sería para adelantar la noche de bodas?

— ¡Menudo peligro tienes! —Se rio divertido—. Será mejor que entremos o toda la agencia vendrá a buscarnos.

Una vez más, la pareja de recién casados fue recibida entre aplausos, vítores y felicitaciones en cuanto pusieron un pie en la masía. Todo el mundo quería hablar con el novio y la novia, pero Jason y Sarah les echaron una mano y llevaron a los invitados al salón principal, donde se celebraría el banquete. Los invitados se sentaron en el lugar donde se encontraba la tarjeta con su respectivo nombre y los recién casados se sentaron en el centro de la mesa presidencial acompañados por Leonor, Sarah, Jason, Kelly, Tyler y Ben.

Los camareros comenzaron a servir la bebida y a llenar las copas de los invitados. Jason esperó a que todo el mundo tuviera su copa llena para ponerse en pie y, tras llamar la atención de todos los allí presentes, se dispuso a hacer el primer brindis:

—Creo que, como padrino de los novios, me corresponde hacer un brindis y, teniendo en cuenta lo que se bebe en las bodas, prefiero hacerlo cuanto antes —bromeó haciendo reír a todos los invitados—. Lo primero que quiero hacer es felicitar a Matt y a Gis por su matrimonio. Sinceramente, cuando Matt me dijo que le iba a proponer a Gis que se casara con él, pensé que estaba loco. Apenas hacía unos meses desde que se conocían, pero lo cierto es que se compenetran y se complementan a la perfección, es evidente que están hechos el uno para el otro. De hecho, si os fijáis, ni siquiera pueden estar un par de minutos sin tocarse —dijo Jason haciendo reír a carcajadas a los invitados—. El caso es que, desde que Matt conoció a Gis, está menos gruñón y eso, los que trabajamos con él y le soportamos, lo agradecemos. Así que no puedo decir más que ¡viva los novios!

Jason recibió un aluvión de aplausos y también una mirada más que significativa por parte de Matt, que terminó sonriendo al comprobar que sus manos agarraban a Gisele por la cintura con verdadera necesidad. Gisele sonrió divertida ante el discurso y el brindis de Jason, pese a que todo formaba parte de una patraña, en realidad Jason no había dicho ni una sola mentira.

—No te preocupes, no le dejaremos hablar más —le susurró Matt a Gisele, refiriéndose a Jason, para hacerla sonreír.

Tras el brindis de Jason, los familiares y los amigos más cercanos también quisieron dedicar unas palabras a los recién casados.

—Gis es como la hermana que nunca tuve, la quiero más que a mi propia vida y así se lo hice saber a Matt cuando le conocí —dijo Sarah arrancando más de una carcajada a todos los invitados—. Pero lo cierto es que jamás he visto a Gis tan feliz como lo es con Matt así que solo puedo darles mis bendiciones y pedirles que me den sobrinitos pronto.

Matt se rio de la broma de Sarah como todo el mundo, pero a Gisele le cambió la cara. Siempre había deseado ser madre, pero nunca se lo había planteado en su relación con Matt, al fin y al cabo, su matrimonio solo era una parodia. Se reprendió mentalmente por pensar en aquello en ese preciso momento. Se había propuesto disfrutar durante un año de Matt y preocuparse de lo que ocurriría después cuando llegara el momento.

—Por la cara que ha puesto Gis, me parece que no vamos a tener sobrinitos pronto —se mofó Kelly.

—Acaban de casarse, ya tendrán tiempo de pensar en niños más adelante —Elsa se apiadó de Gisele y salió en su ayuda.

Los discursos continuaron con Kelly, Leonor, Elsa, Tyler y Ben que, con tono guasón, advirtió públicamente a Matt que si dejaba escapar a Gisele, él estaría allí para enamorarla.

Esta vez, fue la cara de Matt la que se convirtió en un poema. Él mismo había sido testigo de la complicidad que existía entre Ben y Gisele y, aunque sabía que entre ellos no había más que una buena amistad, no podía evitar sentir un poco de envidia de aquella relación.

—Estoy deseando que llegue esta noche, cuando estemos solos tú y yo y pueda estrecharte entre mis brazos —le susurró Matt a Gisele cuando acabaron con los brindis y los camareros comenzaron a servir la comida—. No te imaginas cuánto lo he echado de menos.

—Has estado sin mí poco más de doce horas, ¿qué harás cuando tengas que marcharte de la ciudad unos días? —Bromeó Gisele.

— ¿Por qué voy a marcharme unos días de la ciudad? —Le preguntó Matt visiblemente molesto.

—Me dijiste que viajabas mucho por trabajo y hasta ahora no has viajado, pensé que sería por todo lo que ha pasado últimamente, la boda,… —le respondió Gisele encogiéndose de hombros.

—Desde que te conocí he evitado viajar —reconoció Matt—, no me gusta dejarte sola y sólo lo haré cuando no me quede elección.

—No quiero condicionar tu vida ni tu trabajo, Matt…

—Y no lo haces, pero ahora tú te has convertido en mi prioridad absoluta —le aseguró—. Casi me vuelvo loco sin ti en doce horas, no quiero pensar qué pasaría si tengo que pasar un día entero sin ti. Otra vez no —añadió recordando los dos días que estuvieron separados cuando celebraron la despedida de soltera.

La intensa mirada de Matt aturdió a Gisele, que agradecía en silencio el estar sentada en ese momento mientras trataba de asimilar las palabras de Matt.

— ¿Qué le has dicho a Gis? ¡Mira qué cara tiene, pobre! —Le recriminó Leonor a su hijo al ver el gesto de contrariedad de Gisele—. Cielo, ¿estás bien?

Gisele estaba emocionada y la intervención de Leonor no la ayudaba a serenarse. Estaba viviendo una vida que no era real y le horrorizaba pensar que estaba engañando a todas aquellas personas que brindaban por su felicidad, que la habían acogido con los brazos abiertos y que se habían convertido en parte de su familia.

—Matt me ha dicho que si tenemos un hijo quiere llamarle Quasimodo —le respondió Gisele a Leonor, tratando de arreglarlo metiéndose en su papel—. ¿Te lo puedes creer?

Matt estalló a reír a carcajadas, abrazó a Gisele colocándola sobre su regazo y la besó apasionadamente sin importarle que todos les miraran y les vitorearan.

—Vas a volverme loco —le susurró Matt con la voz ronca.

— ¡Dejad algo para la noche de bodas! —Gritó uno de los invitados provocando las risas de todo el mundo, incluida la de los recién casados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.