El Monstruo del Lago Ness.

¿Existe el monstruo del lago Ness?

Esta es la gran pregunta que hoy en día sigue siendo un misterio. Muchos defienden su existencia y muchos otros se empeñan en encontrar explicaciones a los múltiples avistamientos que tuvieron lugar en el lago a lo largo de los siglos. Por ejemplo, eso que la gente dice ser Nessie son en realidad troncos, pájaros, peces y hasta olas. Incluso existen muchos escépticos que se atreven a afirmar que la misteriosa leyenda del Lago Ness solo se mantiene para atraer turismo y favorecer el folclore local. Exista o no, el monstruo del lago Ness lleva siglos despertando nuestra curiosidad y ya son muchos los que se han lanzado a intentar comprobar su existencia. Algunos lo hacen simplemente sentándose a observar el lago, esperando que de un momento a otro Nessie decida hacer su aparición. Otros, sin embargo, han ido mucho más allá:

  • La operación Deepscan: se llevó a cabo en 1987 y el objetivo era buscar en el lago «algo grande que se mueva». Duró tres días y se movieron dos docenas de lanchas provistas de sonar por todo el lago Ness para, finalmente, no encontrar ni rastro de Nessie.
  • El intento de la BBC: en el año 2003, la BBC hizo que 600 haces de sonar recorrieran el lago con una precisión óptima, intentando evitar que la criatura pudiera esconderse detrás de cualquier roca. En este caso, tampoco encontraron nada extraordinario más allá de una boya enganchada a unos cuantos metros bajo la superficie.
  • El análisis de las aguas del lago Ness: recientemente, en el 2018, un equipo de científicos liderados por Neil Gemmell anunciaba que iban a estudiar las aguas del Lago Ness con el fin de estudiar las especies que viven allí y comprobar la existencia del monstruo legendario pero, hasta el momento, el misterio continúa.

Durante los años 30 fue la época de mayor número de avistamientos de Nessie, aunque existen diversos documentos mucho más antiguos que parecen hacer alusión a esta legendaria criatura. Basándose en ellos, se puede ubicar el primer avistamiento del monstruo del lago Ness en el siglo VI, en época de Saint Columba. Según se cuenta en Vida de san Columba, cuando el santo paseaba por el lago, vio cómo enterraban a un hombre que murió al ser mordido por un monstruo que estaba en el lago. Curioso con la historia de aquel fallecido, decidió por el lago y vio cómo la criatura se lanzó a atacar a otro hombre que estaba nadando en el lago. El santo hizo la señal de la cruz, le regañó y le ordenó dar media vuelta. El monstruo obedeció en el momento como si tirasen de él con cuerdas.

A lo largo de la historia, le han dado muchas formas a Nessie, siendo la más típica la clásica imagen del plesiosauro. Hubo quien lo definía como un kelpie, una criatura mitológica con forma de caballo. En 1868, se anunciaba en el periódico Inverness Courier que se había visto un pez de extraña morfología y grandes dimensiones en el lago Ness. En 1930, otro periódico, el Northern Chronicle, anunciaba el avistamiento de una singular y enorme criatura en el lago, al que le siguió el testimonio de K. MacDonald, en 1932, que afirmaba haber visto un cocodrilo fuera de lo común en el Lago Ness. En 1933, el Inverness Courier, se refería a la criatura por primera vez como un «monstruo», al anunciar que una pareja lo había visto. Al año siguiente, Arthur Grant afirmaba haberse cruzado con el monstruo en la carretera. Fue aquí cuando empezó a asociarse su imagen con la de un plesiosauro.

Pero 1934 no fue un año clave para Nessie solo por empezar a ser vinculado con un plesiosauro. En ese mismo año se publicaba en el Daily Mail la supuesta primera fotografía de Nessie. En aquel entonces, su autoría se adjudicó al cirujano R. K. Wilson y se expandió por todo el mundo como la prueba concluyente de la existencia del monstruo del lago Ness. Seis décadas más tarde se desenmascaraba su falsedad. La foto había sido un montaje de Marmaduke Wetherell, que, al parecer, buscaba vengarse de una broma que le habían hecho en el Daily Mail. El peculiar ser que aparece en la foto que ha dado la vuelta al mundo no es más que un submarino de juguete con una figura de arcilla pegada encima. Y, para ganar mayor credibilidad, le pidió al cirujano que publicara la foto.

En 1972, una foto subacuática de un grupo de buscadores liderado por Robert Rines pretendía dejar claro que Nessie existía. Para su expedición usaron un radar y llegaron con su cámara subacuática con luz de alta potencia hasta la oscuridad de las profundas aguas del lago. Una de las múltiples fotografías que sacaron, en las que se apreciaba una figura parecida a un plesiosauro, dejaba ver lo que parecía una aleta romboidal, una prueba irrefutable de la existencia del legendario monstruo.

La noticia gozó de tal credibilidad que, tres años más tarde, el naturalista Sir Peter Scott le puso su propio nombre científico a Nessie, Nessiteras rhombopteryx, y lo incluyó en el registro británico de fauna protegida. Pero, si cambias el orden de las palabras, la frase dice monster hoax by Sir Peter S, lo que viene siendo algo como «monstruo de broma hecho por Sir Peter S». ¿Y las fotos que confirmaban su existencia? En aquella época ya se llevaba la modificación y el retoque de fotografías y esto fue una prueba más de lo que podía hacerse con un ordenador.

Hasta el año 2014, parecía no haber rastro de más avistamientos de Nessie. Hasta que Andrew Dixon, con la ayuda del Apple Maps, consiguió descubrir al monstruo más legendario de la historia. En un primer vistazo al lago Ness, no veía nada raro, pero al hacer zoom se encontró con una extraña silueta, que parecía corresponderse con la figura de la famosa criatura. Finalmente, se descubrió que pertenecía a la estela de un barco en movimiento, concretamente la del Jacobite Spirit.

Dos años más tarde, volvía a armarse revuelo alrededor de esta leyenda, al encontrarse en el fondo del lago lo que parecía ser Nessie. Y era Nessie, pero el Nessie que habían usado en la película La vida privada de Sherlock Holmes, que se había hundido durante el rodaje.

Aunque no existan pruebas concluyentes de la existencia de Nessie, tampoco se descarta que alguna criatura marina haya existido en sus profundas aguas. De hecho, hay varias hipótesis sobre qué tipo de animal podemos encontrar en las profundas aguas del lago Ness.

Y tú, ¿crees en la existencia del monstruo del Lago Ness?

 

 

10 comentarios

  1. ¿No voy a creer? Sí me ha dicho que este año ha salido una docena de veces y no había nadie para verle. Un besazo.

  2. Si en las fosas marinas más profundas, en donde aún no se ha llegado pese a ser capaces de llegar una nave a Marte.., se sabe que existen seres grandiosos y nunca observados, pero sí que a veces nos han llegado restos de calamares gigantes, etc., por qué no ha de existir algun ser extraño en los lagos más profundos?

    • Con la tecnología que hay hoy en día, es difícil que algo tan grande se pase por alto, pero hay tanto océano por explorar y, cómo tú dices, quién sabe qué habrá en las profundidades? Hoy en día se siguen habiendo miles de barcos que naufragaron y no fueron encontrados, ¿qué más habrá allí abajo y que todavía no hemos descubierto? Un abrazo! 😉

  3. elcieloyelinfierno

    4 abril, 2021 a las 18:23

    Excelente narrativa de una recopilación e investigación de una leyenda. Deberiamos ser mas temerosos de los demonios; que con figuras humanas tenemos mas cerca de lo que creemos. Un cálido saludo.

    • RakelRelatos

      4 abril, 2021 a las 18:43

      Muchas gracias! Hay muchísima información sobre el monstruo del lago Ness, esto ta solo es una pequeña pincelada sobre algunas de las investigaciones que se han realizado. Realidad o mito, Nessie despierta curiosidad en casi todo el mundo. Un abrazo! 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: