«Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla.»

Sigmund Freud.