“Así soy yo: no tengo nada que decirle al tiempo. Y él tampoco tiene nada qué decirme.”

Octavio Paz.