4 comentarios

  1. Clarísimo. Soy de los que me sorprendí por no tener que llevar la botella de cristal a rellenar de aceite en la tienda. Eso a parte, muy caro, no creemos que no seamos ese cuerpo, pero somos mucho más que solo ese manojo de tejidos, tendones y humores. Somos los que conducen ese cuerpo, el alma.

  2. Para reflexionar, gracias. Aunque contar con un envase atractivo también facilita lo suyo algunas cosas. Un beso.

A %d blogueros les gusta esto: