8 comentarios

  1. Una buena definición, pero calificar ese sucio negocio como arte…
    Un abrazo.

  2. El filosofo por excelencia!!! se necesita de su infinito absurdo para enfrentar nuestro absurdo actual…Besos al vacío

  3. Iñaki de Villa

    11 junio, 2020 a las 21:15

    A ver quién es el guapo que le quita la razón. Me gusta. Salud y saludos.

  4. Lo tenemos a la vista continuamente…

A %d blogueros les gusta esto: