«En el majestuoso conjunto de la creación, nada hay que me conmueva tan honradamente, que acaricie mi espíritu y dé vuelo desusado a mi fantasía como la luz apacible y desmayada de la luna.»

Gustavo Adolfo Bécquer.