«Para mi corazón basta tu pecho, para tu libertad bastan mis alas.»

Pablo Neruda.