«El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro.»

Friedrich Nietzsche.