«Ángeles buenos o malos, que no sé, te arrojaron a mi alma.»

Rafael Alberti.