«Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio.»

Alejandro Dumas.