Todos hemos oído alguna vez alguna historia sobre el abominable hombre de las nieves, más conocido como Yeti. La mayoría de los relatos que hablan de él, lo describen como un simio gigante y bípedo que vive en las zonas boscosas de la cordillera del Himalaya, pero otros creen que podría tratarse de una especie de oso similar al oso polar.

Hay quienes creen en su existencia y lo consideran un pariente lejano del orangután que habitó en el Himalaya hace millones de años. Sin embargo, no existen pruebas concluyentes de la existencia de este primate. Otras investigaciones relacionan al Yeti con los osos.

En algunos monasterios de Nepal se conservan restos que supuestamente pertenecen al Yeti, pero que posteriormente se demostró que pertenecen a un tipo de cabra local. Por otro lado, muchos dudan de la existencia de simios de semejante tamaño. Quienes lo niegan, afirman que los primates en general y los simios en particular solo viven en lugares donde existen frutas todo el año, es decir, en zonas tropicales.

En 2008, un grupo japonés de investigación dirigido por el científico Yoshiteru Takashi, líder del proyecto Yeti nipón, recorrió durante cuarenta y dos días la región de alta montaña Dhaulagiri IV, y fotografiaron unas presuntas huellas de unos 45 centímetros de longitud que dijeron ser del misterioso primate. Takashi asegura que volverá a Nepal y al Tíbet durante los próximos años y no dejará el proyecto hasta que su grupo obtenga pruebas concluyentes de la existencia de uno de los seres legendarios más buscado del planeta.

Hay constancia de varios avistamientos de este ser en las montañas del Himalaya, un primate grande y peludo que camina como un humano entre las boscosas y nevadas montañas pero, de momento, no hay ninguna prueba contundente que asevere su existencia.

Y tú, ¿crees que el Yeti es un ser misterioso, un primate, un oso o una historia inventada de esas que perduran en el tiempo?