Uno de los misterios más extendido por todo el mundo es el del triángulo de las Bermudas, pero ¿qué sabemos sobre este misterio? El Triángulo de las Bermudas está formado por 1,1 millón y medio de kilómetros cuadrados en alta mar dentro de un triángulo equilátero (de ahí su nombre) que forman las puntas de las islas Bermudas, Puerto Rico y Miami. Este triángulo imaginario encierra un secreto dentro: cientos de barcos han desaparecido desde que se tiene noticia de este lugar, casi cien aviones y miles de personas. ¿Están todos ellos en el fondo del mar? ¿Han ido a otra dimensión? ¿Están hundidos con la ciudad perdida de la Atlántida? Hay un sinfín de teorías que no se han podido demostrar y que forman parte de su leyenda.

Todo empezó en el año 1945, cuando una cuadrilla de 5 aviones de la marina de Estados Unidos que sobrevolaban la zona desaparecieron. Incluso desapareció un sexto aparato, un avión de emergencia Martin Mariner, que acudió al rescate de los cinco primeros. Desaparecieron 27 personas sin dejar rastro. En la última comunicación que se tuvo con ellos, uno de sus miembros aseguró que estaban completamente perdidos y que no sabían qué rumbo tomar. Después… nada.

La primera noticia escrita de la que se tiene constancia es en 1950 de la pluma del periodista sensacionalista Edward Van Winkle Jones, que escribió en el diario Miami Herald sobre la extraña desaparición de un gran número de barcos en las costas de las Bahamas. Dos años después se sumó a este misterio el escritor George X. Sand, que aseguró que en la zona había unas misteriosas desapariciones marinas. Más adelante, en el año 1964, la revista de artículos de ficción Argosy Magazine publicó un completo artículo titulado «El mortal Triángulo de las Bermudas» en el que hablaba de extrañas desapariciones, fenómenos paranormales y misterios que hacían que quién navegaba esas aguas automáticamente desaparecía.

Pero ¿qué tiene de especial ese lugar? Es un lugar de paso muy frecuentado por barcos y aviones que viajan desde el continente americano a Europa. Sus fuertes vientos y las corrientes del Golfo hacen que tanto la navegación como los vuelos sean más rápidos. Es una especie de «atajo» o «ruta rápida» para viajar hacia Europa. Y, cuanto mayor es el número de embarcaciones o aviones que pasan por allí, mayor es la probabilidad de que les pase algo.

 

Aunque no se ha podido demostrar, existen diversas teorías que pretenden explicar el fenómeno que ocurre en esta zona. Estas son algunas de las más sorprendentes e interesantes:

 

Un agujero negro

Si bien es cierto que los agujeros negros existen y hay toda una teoría desarrollada por numerosos científicos, entre ellos el famoso Stephen Hawking, es improbable que en esa zona haya uno. ¿Por qué? Porque un agujero negro es una región finita del espacio en el que la masa concentrada es tan potente que nada se escapa a su control. Es decir, si existiera un agujero negro en las aguas o el cielo de esa zona, todo lo que pasara por allí desaparecería sin excepción. Si hacemos caso a esta teoría, un barco que se haya quedado varado en las aguas del Triángulo de las Bermudas traspasaría esa puerta al resto del Universo y le podrían suceder tres cosas: se congelaría irremediablemente, se haría cenizas en un instante o traspasaría las leyes de la física conocidas y se teletransportaría a otro punto del universo en el que no pasaría absolutamente nada. Esta teoría es muy improbable puesto que nada escapa al campo gravitatorio de un agujero negro, por lo que tampoco habría ni agua, ni tierra, ni nada en esa zona.

 

La Atlántida

Ni siquiera se ha demostrado que la Atlántida exista, pero esta teoría la siguió el psíquico Edgar Cayce (1877-1945) asegurando que los atlantes tenían una tecnología súper desarrollada consistente en «cristales de fuego» que literalmente lanzaban rayos y obtenían energía. El experimento les salió tan mal a los atlantes que su maravillosa isla terminó hundida y el poder de estos cristales, que seguiría activo hoy en día, interfiere con los aparatos tecnológicos de barcos y aviones.

 

OVNIS

Otra teoría muy poco probable es que la zona es una estación extraterrestre en la que los OVNIS se apropian de personas para llevárselas a sus planetas para estudiarlos. Las teorías más alarmistas aseguran que los extraterrestres nos estudian con el fin de saber cuál es nuestra tecnología y nuestras habilidades para después usarlas en nuestra contra e invadirnos. Las más amables dicen que los extraterrestres se apropian de personas en esta zona estacional con el fin de salvar a la humanidad del gran Holocausto final.

 

¿Y qué opina la ciencia sobre El Triángulo de las Bermudas?

Igual que ocurre con las leyendas, las posibles teorías científicas también son muchas. Por norma general, tendemos a dotar de un significado sobrenatural aquello que no podemos explicar, pero la realidad también puede acabar con una buena historia de ficción. Estas son algunas de las teorías más probables:

 

Errores humanos

Por desgracia, los errores humanos ocurren. Muchos de los accidentes que han tenido lugar en estas zonas tienen que ver con errores de cálculo, con fallos tecnológicos propios de grandes aparatos o con malas decisiones. Es algo que nunca se podrá demostrar, simplemente, porque ocurren en zonas que al ser tan extensas y alejadas de las costas, recuperar restos se hace prácticamente imposible.

 

Meteorología

Otra de las posibles teorías es la climatología. Tifones, huracanes y grandes tormentas que provocan olas de cientos de metros pueden ser las causantes de los accidentes de grandes embarcaciones en el mar y aeronaves en el cielo.

 

Variaciones magnéticas y niebla electrónica

Hay una teoría, mitad ciencia y mitad ficción, que habla de una niebla electrónica. Este concepto lo acuñaron Rob MacGregor y Bruce Gernon en su libro The Fog. Ambos, supervivientes de un accidentado viaje por la zona, aseguraron que un vórtice electrónico en medio de una niebla espesa chocó contra las alas de su avión. Debido a esta niebla electrónica todos los aparatos tecnológicos del aparato, que eran de los años setenta, se estropearon dejando a la pareja sin rumbo y sin visión. Según su propio relato, 75 minutos después aparecieron en una zona de Miami en la que era imposible estar en tan poco tiempo. ¿Realidad o ficción? Puede que ambas, ya que el Triángulo de las Bermudas es uno de los dos lugares de la Tierra en los que las brújulas señalan el norte verdadero y no el norte magnético, de ahí que se diga que en el Triángulo de las Bermudas las brújulas se estropean. Se tienen datos de que al propio Cristóbal Colón le sucedió esto en su viaje hacia el nuevo continente. A su paso por la zona, el 8 de octubre de 1492, las brújulas «se estropearon» y dejaron de marcar el rumbo. Colón no dijo nada a su tripulación y probablemente eso evitó que le tiraran por la borda en un punto en el que ya estaban desesperados por alcanzar tierra firme.

 

Agujeros azules

El subsuelo marítimo de Las Bahamas tiene agujeros azules. ¿Y qué son los agujeros azules? Pues grutas de miles de años que existen en la zona y que crean corrientes muy fuertes que son capaces de lanzar a la deriva barcos de gran tonelaje. Son cuevas verticales muy profundas y se tiene constancia de que la más profunda del mundo, situada en esta zona, se llama agujero azul de Sansha Yongle y tiene 300 metros de profundidad. Pero estos agujeros no sólo existen aquí. También los hay en la península de Yucatán y en el arrecife Lighthouse de Belice, en Centroamérica.

 

Explosiones de metano

Un reciente descubrimiento en las aguas de Noruega puede aportar una nueva teoría respecto al Triángulo de las Bermudas. En esta zona, en unos cráteres muy profundos, similares a los agujeros azules, habría grandes concentraciones de gas metano. En la zona de las Bahamas, el calor de las aguas tropicales y el de los propios barcos haría que este metano explotase formando no sólo virulentas corrientes marinas sino destrozando buques y barcos como si fueran de papel.

 

Son muchas las teorías pero, hasta el momento, ninguna se ha podido demostrar. Y tú, ¿qué crees que ocurre en el Triángulo de las Bermudas?