El lago Minnewater, más conocido como el Lago del Amor, es uno de los lugares más románticos de Brujas, y uno de los de los muchos rincones con encanto de la ciudad. El lago se encuentra en la misma entrada de Brujas, una señal de la belleza que vas a encontrar al adentrarte en la maravillosa ciudad de Brujas, Bélgica.

Según cuenta la leyenda, el Minnewater recibe su nombre en honor a Minna, la mujer que dio origen a una de las leyendas sobre este lago.

Minna era una joven hermosa a la que su padre quería buscarle un marido, pero no uno cualquiera, debía ser un hombre con un buen estatus social. Así que el padre de Minna decidió concertar la boda con un noble, en contra de la voluntad de su hija.

Sin embargo, la joven y hermosa Minna ya estaba enamorado de otro hombre: Stromberg. Pero, desafortunadamente para ella, Stromberg no tenía la posición social que su padre exigía para permitir un matrimonio entre ambos.

Enfadada con su padre y sintiéndose desdichada por el matrimonio que había concertado su padre para ella, Minna huyó de casa desesperada. Estaba enamorada de Stromberg y quería casarse con él, no con el hombre a quien su padre había escogido y a quien ni siquiera conocía.

Se adentró en una zona de robles cercana a su casa, en las afueras de la ciudad. Pasaron horas hasta que se percataron de la desaparición de Minna y, cuando la noticia llegó a los oídos de Stromberg, él no lo dudó y salió a buscarla.

Finalmente, Stromberg encontró a Minna en el bosque bien entrada la noche. Minna estaba muy débil y murió en los brazos de su amado Stromberg.

Cuenta la leyenda que el joven Stromberg enterró a la joven Minna junto al río Leie y después construyó una cabaña y un dique para retener las aguas del río Leie, formándose así lo que hoy conocemos como el lago. Se dice que bajo las aguas del lago yace la joven y hermosa Minna y que su amor por Stromberg perdurará en el tiempo para siempre.