La isla de Alcatraz, también llamada La Roca (The Rock), es una pequeña isla ubicada en el centro de la bahía de San Francisco, en Estados Unidos. Antiguamente, la isla fue utilizada como fortificación militar, como prisión militar y posteriormente como prisión federal hasta el año 1963. Hoy en día, la isla es un sitio histórico administrado por el Servicio de Parques Nacionales como parte del Parque Nacional Golden Gate y está abierto para visitas.

Pero, si por algo es conocida esta isla es por la fama de su prisión. La temible prisión de Alcatraz fue diseñada para retener a los prisioneros que constantemente causaban problemas en otras prisiones federales, era una especie de «prisión de último recurso» para mantener a los peores criminales que no tenían esperanza de rehabilitación.​​ La mayoría de los prisioneros eran famosos ladrones de bancos y falsificadores, asesinos, o sodomitas.​ ​

Alcatraz se ganó su mala fama y su reputación debido a que desde su inicio se consideró como la prisión más estricta de América, donde ex prisioneros notificaban frecuentemente actos de brutalidad y condiciones inhumanas en las que su integridad era puesta en juego.​​ Un escritor describió Alcatraz como “el gran bote de basura de la Bahía de San Francisco, en el cual todas las demás prisiones federales depositaban sus más podridas manzanas”. La reputación de la prisión no fue a mejor debido a la llegada de más de los ladrones de mayor peligro de América.

El 3 de diciembre de 1940, Henri Young asesinó a su compañero de celda Rufus McCain cuando corría de la mueblería a la sastrería, lugar donde McClain trabajaba, y violentamente lo apuñaló; McClain murió cinco horas después.​ Young fue sentenciado a Alcatraz por asesinato en 1933 y se vio envuelto en un intento de fuga en el que el famoso villano Doc Barker fue disparado a la cabeza. Young pasó aproximadamente veintidós meses en confinamiento solitario como resultado del intento de fuga, sin embargo, después fue acreedor a un derecho de trabajo en la mueblería. Fue juzgado en 1941, lo que llevó a Alcatraz a una reputación peor, cuando los abogados de Young apelaron que él no había podido ser responsable del asesinato de McClain, argumentando que sufrió un “cruel e inusual castigo” previo a su tormento propinado por los guardias de la prisión. Young fue acusado de homicidio involuntario y su sentencia aumento tan solo dos años.

Para la década de 1950, las condiciones de la prisión mejoraron, y los prisioneros fueron gradualmente permitidos a obtener más privilegios, tales como tocar instrumentos musicales, ver películas los fines de semana, pintar, y usar el radio; el estricto código de silencio se volvió más relajado y los prisioneros tenían permitido hablar en voz baja. Un informe de 1959 indicó que Alcatraz era tres veces más cara de mantener que las demás prisiones de Estados Unidos. El promedio era de 10 dólares diarios por cada uno de los prisioneros, comparado con los 3 dólares por prisionero de las demás prisiones. El problema de Alcatraz empeoró debido a que la prisión estaba severamente dañada estructuralmente debido a la exposición a la sal y al viento, y se necesitaban 5 millones de dólares para cubrir los gastos del problema. Las mayores reparaciones iniciaron en 1958 pero para 1961 la prisión fue evaluada por ingenieros como un caso perdido, y Robert F. Kennedy presentó planes para una nueva institución de máxima seguridad en Marion, Illinois.

El 11 de junio de 1962, Frank Morris, John Anglin, y Clarence Anglin llevaron a cabo una de las fugas más complejas. Detrás de las celdas de los prisioneros en el bloque B (donde la fuga fue planeada) había un pasillo descuidado de casi un metro. Los prisioneros escaparon por el hormigón que estaba dañado de humedad y salieron por el conducto de ventilación hacia ese pasillo, usando herramientas como una cuchara de metal soldada con plata obtenida de una moneda de 10 centavos y un taladro eléctrico improvisado con un motor de ventilador robado. El ruido fue disfrazado por acordeones que eran tocados durante la hora de música, y el progreso fue cubierto por paredes falsas las cuales, en los oscuros recesos de las celdas, engañaban a los guardias. La ruta de fuga fue trazada a través de la ventilación; los prisioneros retiraron el ventilador y el motor, reemplazándolas con una malla de metal y dejando espacio suficiente para que un prisionero pudiera entrar. Robaron un cable abrasivo de carburo de silicio de un taller de la prisión, los prisioneros retiraron los remaches de la rejilla. En sus camas, reemplazaron con maniquíes hechos de papel maché y pelo que robaron de la barbería. Los fugitivos también construyeron una balsa inflable durante muchas semanas con más de 50 impermeables robados, los cuales prepararon en lo alto del bloque de celdas. Ellos escaparon a través de la ventilación en el techo y salieron de Alcatraz.

Artículos pertenecientes a los prisioneros, incluyendo paletas de madera contrachapada y partes de la balsa hecha de impermeables fueron encontrados cerca de Isla Ángel. La investigación del FBI que se llevó a cabo de 1962 a finales de diciembre de 1979 fue finalmente considerada como cerrada. Los informes oficiales sobre la fuga indican que los prisioneros se ahogaron en las frías aguas de la bahía mientras intentaban tocar tierra firme, haciendo poco posible que pudieran recorrer las 1,25 millas que había hasta tierra firme por las fuertes corrientes del océano y por el agua a temperaturas tan frías. Sin embargo, ha habido informes que indican que había un bote ilegal en la bahía la noche de la fuga, que un Chevy fue robado por tres hombres en tierra firme, que ha habido avistamientos de los tres hombres, y que amigos y familiares han recibido muchas cartas, postales y mensajes no firmados. La madre de los hermanos Anglin recibe flores anónimamente cada día de la madre y dos grandes e inusuales mujeres fueron reportadas de atender a su funeral después de desaparecer.

Después de la fuga de Alcatraz en junio de 1962, la prisión fue objeto de investigaciones importantes y, con los grandes problemas estructurales y los gastos en curso, finalmente la prisión cerró el 21 de marzo de 1963.

Hoy en día la penitenciaría es un museo y una de las más grandes atracciones turísticas de San Francisco, atrayendo aproximadamente a 1,5 millones de visitantes al año. Los visitantes llegan en un barco al puerto y hacen un recorrido por la isla y las celdas, así como un espectáculo de audio y narraciones con anécdotas de ex reclusos y guardias de Alcatraz. La atmósfera de la penitenciaria aún es considerada como misteriosa y escalofriante.​ Protegida por el National Park Service y National Register of Historic Places, los edificios mayormente dañados por la erosión, fueron sujetos a trabajos de mantenimiento y restauración en los últimos años.