«Quién no haya sufrido lo que yo, que no me dé consejos.»

Sófocles.