«Uno no se enamoró nunca y eso fue su infierno; otro sí y esa fue su condena.»

Robert Burton.