«Los ecos del silencio que ha producido tu partida son tan fuertes que no puedo oírme a mí mismo.»

Jefferson Maldonado.