«Arder de deseo y guardar silencio es el mejor castigo que podemos imponemos a nosotros mismos.»

Federico García Lorca.