«Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos.»

Confucio.