«Me doy cuenta que si fuera estable, prudente y estático, viviría en la muerte. Por consiguiente, acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque es es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante.»

Carl Rogers.