«En la profundidad del invierno, finalmente aprendí que dentro de mí yace un verano invencible.»

Albert Camus.