Adiós 2021.

Apenas quedan un par de días para que acabe el 2021 y, como el año pasado, he decidido hacer un pequeño balance del año. No puedo decir que el 2021 haya sido un buen año, pero supongo que podría haber sido peor. La Navidad nunca ha sido una época del año que me apasione, más bien todo lo contrario. Aglomeraciones, compromisos ineludibles, parientes lejanos… Me considero una persona bastante social y extrovertida, pero la Navidad me supera. Si a eso le añadimos la situación pandémica en la que vivimos desde hace dos años, pues todavía peor. No lo voy a negar, la pandemia ha sido mi excusa más recurrente para eludir muchas cosas. Y es que, a estas alturas, yo pensaba que esto ya lo habríamos superado, pero parece que aún nos queda pandemia para rato.

En resumen, no ha sido el mejor año pero tampoco el peor. Pero bueno, vamos al meollo de la cuestión: los propósitos. Como todos los años, hago una lista de propósitos. El año pasado fui bastante realista y creo que, en menor o mayor proporción, la he cumplido.

Mis propósitos para el 2021 fueron:

  • Propósito 1: Pasar más tiempo en familia.

He pasado mucho más tiempo en familia que en el 2020, lo cual no lo puedo considerar un logro ya que en 2020 con el confinamiento poco pude salir… Pero sí que he pasado más tiempo de calidad y el resto lo he suplantado con llamadas telefónicas.

  • Propósito 2: Viajar más.

La pandemia ha jugado un papel muy importante con el tema de los viajes y sí, supongo que he viajado más que el año pasado, pero tampoco puede considerarse un logro… El turismo de proximidad me ha recordado que muy cerca de dónde vivimos hay cientos de lugares interesantes para visitar y que no solemos tener en cuenta.

  • Propósito 3: Hacer más ejercicio.

Los gimnasios vuelven a estar abiertos, pero yo no he vuelto a uno en todo el año… Me he acostumbrado a hacer yoga en casa y salgo a correr un par de veces a la semana. Sé que no es mucho, pero al menos es algo.

  • Propósito 4: Leer más.

En el 2021 he leído un total de doce libros, que sale a una media de libro por mes, pero la verdad es que me leí los dos primeros en enero, otro en Semana Santa, siete en agosto y dos en noviembre. Lo sé, se puede mejorar y mucho. De hecho, ya tengo una lista de libros para pedírselos a los Reyes Magos. El próximo 2022 espero poder decir que leído muchos más libros que en 2021.

  • Propósito 5: Cambios en la decoración de casa.

Aquí puedo decir que este año me he salido. He cambiado el sofá del salón, he pintado las paredes y he cambiado los muebles del estudio y del dormitorio principal, he cambiado las cortinas de las habitaciones, algunos cuadros de las paredes y también el mueble del recibidor. En definitiva, ha sido un buen año en cuanto a cambiar la decoración de casa.

  • Propósito 6: Ahorrar dinero.

No ha sido difícil ahorrar un poco (tampoco es que haya ahorrado una barbaridad), pero es lo lógico cuando se sale menos. Evito los bares, los restaurantes, las discotecas y tengo una vida más casera, así que he ahorrado todo lo que hubiera gastando saliendo, pero también he invertido mucho dinero en la casa, así que los ahorros en realidad son “ahorritos”.

  • Propósito 7: Ser más positiva.

Lo intento, de verdad que lo intento. Pero cada uno es como es. Yo no me considero una persona negativa, pero sí realista. En los momentos difíciles, que este año también los ha habido, una parte de mí me decía que había logrado superar cosas peores y que, con el tiempo, se aprende  vivir con ello y se sale adelante.

  • Propósito 8: Comenzar a escribir una novela.

Este año he escrito mucho, muchísimo. El problema es que después de invertir horas y horas escribiendo, lo desechaba. No sé si me ha faltado inspiración o tal vez me ha sobrado. ¿Sabes cuándo tienes tantas ideas que quieres utilizarlas todas y al final acabas desesperándote? Pues eso es más o menos lo que me ha pasado a mí. En septiembre, después de meditar durante todo el verano cómo sería la historia que quería contar, comencé a escribirla. De momento, no la he desechado, aunque todavía no he llegado al final y ya la he reescrito dos veces. Tengo el primer borrador bastante avanzado y espero poder escribir el final en febrero, aunque después vendrán más meses de edición para terminar de encajar la historia y de cambios (cambio las cosas tantas veces que al final ya no sé ni por cuál me he decidido). En resumen, creo que voy por el buen camino. En cuanto al blog, la sección que inauguré en enero sobre historias y leyendas parece que está funcionando y la verdad es que me encanta, disfruto mucho sumergiéndome en historias de otras épocas y de otros mundos, en misterios que, a día de hoy, con toda la información, medios y tecnología que tenemos, seguimos sin averiguar.

Este año, no voy a cambiar mis propósitos, creo que están bien como están. Seguiré intentando pasar más tiempo con la familia, leeré, haré ejercicio y continuaré escribiendo.

Para este 2022, tan solo pido mucha salud y amor para todos, que nos hace falta para continuar luchando por nuestros sueños. Y no podía terminar sin desearos un feliz Año Nuevo y deciros que os cuidéis mucho y que disfrutéis, la vida es un suspiro.

 

 

2 comentarios

  1. Feliz Año Nuevo Rakel. ¡Y que nunca te aburras! Un besazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: