Monthagosto 2021

El Chupacabras.

A mediados de la década de los 90’s, en América, se extendió la leyenda de un misterioso monstruo que chupa la sangre al ganado. Supuestamente, los Chupacabras han sido vistos recientemente, lo que les convierte en monstruos mucho más accesibles para el estudio que, por ejemplo, el monstruo del Lago Ness o el Bigfoot. En la mayoría de los casos, las criaturas han resultado ser coyotes con sarna, una enfermedad que hace que al animal se le caiga el pelo y se le formen costras en la piel, entre otros síntomas.

Para algunos científicos esta explicación es suficiente. «No creo que haya que buscar más teorías», afirma Barry OConnor, entomólogo de la Universidad de Michigan, que ha estudiado el parásito que causa la sarna (Sarcoptes scabiei). El especialista en enfermedades Kevin Keel ha observado imágenes de cadáveres de supuestos Chupacabras y afirma que se trata de coyotes, pero entiende que otros no fueran capaces de reconocer a este animal: «Sigue pareciendo un coyote, pero en una versión bastante distinta», comenta Keel, que forma parte del Southeastern Cooperative Wildlife Disease Study de la Universidad de Georgia. «Si lo viera en el bosque no habría pensado que se trata de un Chupacabras, pero yo he estudiado coyotes y zorros con sarna durante mucho tiempo. Una persona no profesional, en cambio, podría confundirlos».

El Sarcoptes scabiei también es responsable de la sarna en humanos. El ácaro se introduce bajo la piel del huésped (ya sea animal o humano), segrega material de desecho y deja sus huevos, lo que provoca una reacción inflamatoria del sistema inmunitario. En humanos la reacción alérgica suele ser una molestia menor, pero en animales como los coyotes, que no han desarrollado defensas efectivas contra el Sarcopte, puede ser mortal. OConnor cree que es posible que el ácaro haya pasado de humanos a perros domésticos y de éstos a coyotes, zorros y lobos salvajes. Su investigación sugiere que la razón por la que la respuesta es tan diferente es que los humanos y otros primates han vivido con el ácaro durante gran parte de su evolución, mientras que otros animales no. «Los primates fueron los primeros huéspedes» del ácaro, afirma OConnor. «Nuestra evolución nos permite mantener controlada la sarna, al contrario de lo que ocurre con otros los animales». En otras palabras, la evolución de los humanos ha permitido que nuestro sistema inmunitario neutralice la infección antes de que ésta nos neutralice a nosotros.

Según Keel, los ácaros también han evolucionado, provocando daños en humanos pero sin llegar a ser mortal, lo que podría convertirnos en seres «no útiles» para ellos. En animales, en cambio, no han alcanzado ese equilibrio. Por ejemplo, en los coyotes la reacción puede provocar la caída del pelo y la obstrucción de los vasos sanguíneos, además de fatiga general.

La teoría de que los Chupacabras son coyotes sarnosos explicaría por qué se les suele ver atacando el ganado. «Los animales que sufren esta enfermedad suelen estar muy débiles», afirma OConnor. «Si no consiguen sus presas habituales, se acercan al ganado, que es más fácil de cazar». En cuanto a la idea de que chupan sangre como los vampiros, es posible que se trate de una exageración propia de la leyenda. «Creo que es parte del mito», añade OConnor.

Loren Coleman, director del Museo Internacional de Criptozoología de Portland (Maine, Estados Unidos) también es de la opinión de que los avistamientos de Chupacabras, sobre todo los más recientes, podrían explicarse por la presencia de coyotes o perros sarnosos: «Aunque no significa que explique todos los aspectos de la leyenda», puntualiza. Por ejemplo, los más de 200 avistamientos declarados en 1995 en Puerto Rico describían criaturas que no tenían características caninas. «En 1995 se creía que los Chupacabras eran criaturas bípedas que medían aproximadamente un metro de alto y tenían pelo gris, con pinchos en la espalda», afirma Coleman. «Sin embargo, la descripción del monstruo comenzó a cambiar a finales de los 90’s debido a errores de traducción en los informes».

Hacia el año 2000, el Chupacabras original ya había sido sustituido por la figura canina: las criaturas bípedas ahora atacan al ganado sobre sus cuatro patas. «Fue un tremendo error», reconoce Coleman. «Ahora, con los medios describiéndolos como perros o coyotes sarnosos, ya no se oyen historias como las del principio en Puerto Rico o Brasil. Este tipo de denuncias ha desaparecido y la versión canina se ha multiplicado».

Y, ¿cuál sería la explicación para esta leyenda? Según Coleman, una posibilidad sería que la gente imaginó cosas tras ver una película de terror alienígena que se estrenó en Puerto Rico el verano de 1995. «La fecha en la que se estrenó la película Species (Especie mortal) en Puerto Rico, coincide con las primeras denuncias en el país », afirma. «En la película, la actriz Natasha Henstridge tenía pinchos en la espalda, como los de las primeras descripciones de Chupacabras en 1995».

Otra teoría es que las criaturas de Puerto Rico eran en realidad monos Rhesus, que suelen incorporarse usando sus patas traseras. «Estos monos estaban siendo objeto de experimentos en Puerto Rico en ese momento, por lo que podría tratarse de un grupo que hubiera huido», añade Coleman. «Podría tratarse de algo tan sencillo como esto, o también de algo mucho más interesante, pues en la actualidad se siguen descubriendo nuevas especies de animales».

Sin embargo, aunque hay muchas teorías, la que mayor fuerza cobra es la de los coyotes sarnosos. Pero, como dice Coleman, a día de hoy se siguen descubriendo nuevas especies y, quién sabe, tal vez el Chupacabras acabe siendo una de ellas.

Cita 282.

«Sin música, la vida sería un error.»

Friedrich Nietzsche.

La Laguna de La Encantada.

La Laguna de la Niña Encantada, en Argentina, es una pequeña Laguna de sólo 80 metros de diámetro cuyas aguas provienen de ríos subterráneos y su belleza natural es complementada con sus aguas cristalinas de tono esmeralda. En el suelo de la laguna existe un campo de rocas volcánicas que, al reflejarse en el agua, producen formaciones peculiares que han originado, a través de los años, innumerables leyendas.

Se dice que hace cientos de años, la zona de la laguna era habitada por un pueblo originario que vivía en paz. Hasta que un día llegaron los Pehuenches, un pueblo conocido por sus invasiones y conquistas. Los caciques de ambas tribus dialogaron y llegaron a un acuerdo: sus hijos se casarían y, así, ambos pueblos quedarían hermanados.

La hija del cacique del pueblo pacífico se llamaba Elcha, que significa “espejo”. Ella no quería casarse con el hijo del cacique de los Pehuenches porque estaba enamorada de un joven de su propia tribu, quien ni siquiera era noble. Sin embargo, su padre no aceptó el amor que su hija sentía por el joven y la pareja decidió hacia el norte, corriendo por la montaña y topándose con la laguna. Ambas tribus les perseguían y les cerraron el paso. Al ver que no tenían escapatoria, se fundieron en un abrazo y se arrojaron al agua, para morir de amor. Cuando sus perseguidores llegaron a la laguna, los caciques de ambas tribus comenzaron a insultar y a maldecir a sus hijos.

Se dice que la bruja del pueblo fue la primera en asomarse a las aguas y se unió a las maldiciones con sus hechizos. Como respuesta, un violento rayo cayó y alcanzó a la hechicera. Así, ella fue petrificada y aprisionada por siempre en ese sitio. Hoy, se la puede ver en la montaña sobre la laguna.

Desde entonces, se dice que, en las noches de luna llena, la bruja convertida en piedra observa hacia la laguna buscando a la joven pareja enamorada. El reflejo de Elcha se puede contemplar, sabiendo que vivirá eternamente con su amor en la laguna.

Cita 281.

«El silencio a veces es la mejor respuesta.»

Dalai Lama.

A %d blogueros les gusta esto: